Deja de fumar definitivamente
Tienes 4 veces más probabilidades de dejar de fumar con tratamiento médico y el apoyo de los profesionales sanitarios.
Actualizar mi compromiso para dejar de fumar

Diez problemas que solo un fumador entiende

Diez problemas que solo un fumador entiende

Regístrate para recibir notificaciones por correo electrónico

¿Con cuántas de estas situaciones te sientes identificado?

La vida de un fumador puede ser dura... Para muestra, estos diez problemas que la mayoría de los fumadores, sobre todo los que quieren dejar de fumar, han tenido que afrontar alguna vez.

1) «Lo siento. Es el último. En serio». Tanto da si eres tú quien la dice como si te toca oírla, es una de esas frases que hacen sentir incómodo a todo el mundo.

2) Prestarle a alguien tu mechero «ABS» (que abeses funciona y abeses no) y pasar por el bochorno de ver cómo intenta desesperadamente mantenerlo encendido, mientras tú te sientes obligado a disculparte porque es una caca.

3) Tener el pulgar lleno de ampollas por culpa de ese mismo mechero, porque te niegas a gastarte 50 céntimos en uno nuevo, aunque cada día se te vayan más de 10 € en tabaco.

4) Ese pánico a medio camino entre el cabreo y la desesperación que te invade cuando pierdes el mechero, te mueres por fumarte un cigarro y pones todo patas arriba buscando con qué encenderlo, mientras te maldices por no ser capaz de reprimir el ansia de fumar.

5) Sentir que te ahogas al subir las escaleras y ver cómo te adelanta alguien que parece mayor que tú y debería estar menos en forma.

6) Ese picor de garganta que se resiste a abandonarte, por más que tosas o hagas gárgaras, con la paranoia que lo acompaña: «¿será el síntoma inicial de algo más grave? ¿Cuánto tiempo debo esperar para ir al médico? Si me fumo otro, ¿se me quitará el picor o me pondré peor?».

7) Encontrarte tu chaqueta favorita echada a perder por una quemadura de cigarro que ni siquiera recuerdas haberle hecho y que, para colmo de males, no tiene arreglo; una prueba más de lo cara que te está saliendo tu adicción al tabaco.

8) Esa sensación de vacío en la boca del estómago cuando en un día espantoso de lluvia, frío y viento te entra el mono de tabaco y, con lo bien que se está en casita, acabas saliendo a comprar un paquete.

9) Sentirte como un gusano despreciable cuando llevas uno o dos días intentando dejar de fumar y, en plena crisis de abstinencia, te sorprendes a ti mismo pagando tu frustración con un ser querido que solo intenta ayudarte.

10) Verte a ti mismo comprando un paquete de tabaco como un autómata, aunque tienes claro que quieres dejarlo y ya te estás arrepintiendo mientras lo pagas. A pesar de eso, abres el paquete incluso antes de salir de la tienda y enciendes un cigarro mientras una voz interior te recuerda que no deberías fumártelo. Que estás harto del tabaco. Que ya es hora de dejarlo. Y, mientras tanto, consumido por el remordimiento, sigues aspirando el humo.

No tienes por qué pasar por todo esto. Los fumadores que consultan a un profesional sanitario tienen cuatro veces más probabilidades de conseguir dejar de fumar. No esperes más y busca un centro para dejar de fumar en tu localidad hoy mismo.

Regístrate para recibir notificaciones por correo electrónico

¿Con cuántas de estas situaciones te sientes identificado?