Enable JavaScript to visit this website.
Deja de fumar definitivamente

Tienes 4 veces más probabilidades de dejar de fumar con tratamiento médico y el apoyo de los profesionales sanitarios.

Actualizar mi compromiso para dejar de fumar

EVITA LAS SITUACIONES QUE TE INCITAN A FUMAR: UN REGISTRO A TU MEDIDA

EVITA LAS SITUACIONES QUE TE INCITAN A FUMAR: UN REGISTRO A TU MEDIDA

Regístrate para recibir notificaciones por correo electrónico

Dejar de fumar es un proceso largo y complicado que requiere de una gran fuerza de voluntad y autocontrol para poder superar aquellas situaciones en las que es difícil no encenderse un cigarrillo. Lo mejor es que intentes anticiparte a los estímulos que pueden hacerte recaer durante el proceso.

Para empezar, plantéate cuáles suelen ser esos momentos críticos: salidas con amigos o familiares a bares y restaurantes, momentos de estrés o ansiedad o rutinas que tienes asociadas con el tabaco. Una vez que los hayas detectado (y sufrido), es importante que los anotes. ¿No sabes cómo hacerlo? Para ayudarte, ponemos a tu disposición este registro. Descárgatelo y empieza a completarlo desde hoy mismo. Es muy sencillo y rápido. Simplemente tendrás que escribir:

 

  • Fecha y hora en la que ha tenido lugar ese estímulo.
  • Situación en la que fumas: qué hacías, con quién estabas y cómo te sentías. Por ejemplo, el café de la mañana con tu compañero de trabajo para relajarte, la comida del fin de semana con tus amigos en la que todos se encendieron un cigarro y tú no pudiste ser menos, etc. Es importante que detalles la situación al máximo, especialmente cuando anotes la situación que provocó que quisieras fumar.
  • Intensidad del ansía de fumar: puntúala del 1 al 5. Te ayudará a saber si la sensación fue muy intensa y/o duradera.
  • ¿Has fumado?: tanto si lo has hecho como si no, sé sincero. Ten en cuenta que este registro lo vas a llevar a cabo por y para ti, por ello, debes ser honesto contigo mismo y con el proceso que estás llevando a cabo.
  • Si la respuesta es “sí”: reflexiona sobre que harás la próxima vez que te encuentres en esa situación. Así siempre tendrás a mano un plan B. Por ejemplo, si has tenido un mal día en casa y el trabajo y te apetece compensarlo con un cigarro, piensa qué otras cosas te harían sentirte bien: una conversación telefónica con tu mejor amigo, un paseo, tu hobby favorito, etc.
  • Si la respuesta es “no”: sin duda, lo más importante es que resististe la tentación y, ante todo, te damos la enhorabuena. Ahora simplemente dedica 5 minutos a escribir qué hiciste para evitar las ganas de fumar. Así siempre tendrás una guía a la que acudir cuando la fuerza de voluntad flaquee. Si ya ha sido capaz de decir “no” al tabaco, ¿por qué no hacerlo otra vez?

 

Te aconsejamos que seas constante a la hora de rellenar el registro y sobre todo, al principio, trates de hacerlo diariamente para crear una rutina. Una vez que te propongas dejar de fumar, todo te parecerán tentaciones y excusas para encenderte un cigarro, especialmente en aquellos momentos de irritabilidad o nerviosismo. Por ello, es útil tener cerca este registro para analizar tus hábitos, conocerte mejor y ver tus progresos.

Si, a pesar de todo, no consigues evitar fumar en estas situaciones, puedes acudir a un especialista que te ayudará a tomar las mejores decisiones para hacer frente a estos momentos, ya que, existen cuatro veces más posibilidades de lograr dejar el tabaco con apoyo médico y/o farmacéutic1. Ellos te apoyarán para decirle adiós definitivamente al tabaco de tu vida. Sea como sea, ¡mucho ánimo! No es fácil pero lo conseguirás.

 

1. West R. Stop Smoking Services: increased chances of quitting. NCSCT Briefing 8. London. 2012. National Centre for Smoking Cessation and Training 

 

Regístrate para recibir notificaciones por correo electrónico